Sexualidad en el embarazo

Traigo a mi gineco, la Dra. Paola Arguello para que nos comparta su opinión profesional, de un tema tan lleno de tabús y paradigmas. Así que vamos directo al grano sin tanto rodeo y misterio.


"La sexualidad es un tema que aún en la sociedad actual genera mucho tabú, principalmente durante el embarazo, es un tema que incluso en las mismas parejas es difícil de tratar, tanto para el hombre por miedo a generar una perdida de la gestación, como para la mujer por múltiples aspectos entre ellos miedo de perdida de la atracción sexual por sus cambios corporales.

Todo embarazo por planeado que sea llega con múltiples sensaciones: felicidad, ansiedad, miedos; todos estos cambios no solo se experimentan en la mujer si no también en el hombre, y generan cierta tensión afectando esta muchas veces el ámbito sexual.
Durante el embarazo, en toda pareja se experimentan muchos cambios tanto emocionales en ambos como físico en la mujer embarazada. Estudios muestran que la vida sexual tiende a disminuir en el primer y ultimo trimestre y aumenta en el segundo trimestre, sin embargo hay que tener en cuenta que ligado a esto hay muchos factores, sociales, culturales y educacionales.
Durante en el embarazo los cambios anatómicos o corporales que presenta la mujer obligan a la pareja a probar diferentes posiciones, lo cual en muchas ocasiones causa tanta pena que prefieren no tener vida sexual, hay que quitar esas falsas creencias y aprender a disfrutar la vida sexual en pareja, y dentro de esto hay una palabra que me parece muy importante y es la CONFIANZA; para expresar las dudas, miedos y preocupaciones de parte y parte, para hacerle entender a la pareja qué quieres, cómo lo quieres y cuándo lo quieres, sin penas y sin tabú, la sexualidad no es solo penetración , dentro de la sexualidad también existen caricias , juegos que pueden ser utilizadas en esta momento de la vida de cada pareja.
Es importante también conocer el por qué cambia nuestra vida sexual, y por qué en unos momentos nuestra vida sexual será mas difícil que en otros y quiero explicárselos:
En el primer trimestre o al principio del embarazo hasta las 14-15 semanas, la adaptación es el cambio mas importante, asumir el nuevo rol , saber que serás madre sea el primer o el segundo hijo implica cambios y sensaciones nuevas, esto asociado a que las hormonas que mantienen el embarazo nos generan mayor labilidad emocional hacen que nuestra frecuencia sexual disminuya, además hacia las 8 o 10 semanas aparecerán en algunas mujeres las nauseas, los vómitos que las dejara un poco bajas de ánimo, asociado a que tendremos mayor sensibilidad en las mamas, por lo cual cualquier caricia podría generar incomodidad o dolor, por lo cual las relaciones sexuales pasarán siempre a un segundo plano, y cuando estamos cerca de una de ellas aparece el miedo mas común que es el temor a sangrar o tener una perdida, y aquí quiero aclarar que realmente es poco frecuente pero pueden presentarse sangrados posterior a la relación sexual o una sensación de cólico o dolor posterior al orgasmo ya que esto genera una contracción de los músculos de la pelvis donde se encuentra nuestro útero, así que si lo presentamos, es normal y en un porcentaje casi nulo generan pérdida de la gestación
En el segundo trimestre por lo general hay una recuperación de la función sexual, y esto es por varias razones, las nauseas han disminuido, comemos mejor y nuestro ánimo va mejorando, además ya hemos visto al bebé en ecografías y sabemos el estado en el que se va desarrollando, esto asociado a que tenemos contacto con el feto ya que se empiezan a percibir los movimientos fetales lo cual nos da confianza que todo va marchando bien. En cuanto a nuestros cambios físicos, la barriga es de un tamaño ideal, y aún nos sentimos cómoda con ella, y fisiológicamente (cambio normal) nuestro flujo vaginal aumenta lo cual es bueno, ya que en la relación sexual hay mayor facilidad para lograr un orgasmo.
En el tercer trimestre, o al final del embarazo los estudios también documentan menos frecuencia coital o sexual, asociado a pérdida de la libido o apetito sexual generado por la incomodidad física, o miedo a desencadenar parto, sin embargo a mi parecer y lo recomiendo a mis pacientes: si quieren tener parto vaginal y quieren ayudar a que este inicie espontáneamente, tener relaciones sexuales es una de las opciones pues el semen contiene prostaglandinas y otros factores que ayudan ablandar el cuello del útero y a iniciar tu trabajo de parto, así que no tengan miedo.
Una vez explicado lo anterior podemos ver cómo se comporta la sexualidad a grandes rasgos durante el embarazo, son condiciones generales e individuales, la sexualidad es vivida de diferentes formas por cada pareja, pero quiero concluir que ni la sexualidad ni la penetración específicamente hacen daño al bebé que viene en camino. Habrán altos y bajos en el tiempo de la gestación por los cambios que se pueden presentar pero con información y confianza podrás vivirla sanamente, solo en casos específicos y según recomendaciones médicas la relación sexual con penetración será suspendida y por el periodo que tu ginecoobstetra lo defina, recordando siempre que sexualidad no es solo penetración, así que no olvides las caricias y los juegos que pueden ser de mucha ayuda en esta época."
-Dra. Paola Arguello


101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo